El Sexo de Acuerdo con Dios por Hernando Enriquez de la Barca

El Sexo de Acuerdo con Dios por Hernando Enriquez de la Barca

Titulo del libro : El Sexo de Acuerdo con Dios
Fecha de lanzamiento : April 12, 2015
Autor : Hernando Enriquez de la Barca
Número de páginas : 26
Editor : La Isla Bonita Hawai'i, LLC

Descargue o lea el libro de El Sexo de Acuerdo con Dios de Hernando Enriquez de la Barca en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Hernando Enriquez de la Barca con El Sexo de Acuerdo con Dios

Este libro describe como nos diseñó Dios como seres humanos desde el principio de la creación. Dios es el autor y, diseñador del sexo entre un hombre y, una mujer. Dios diseñó los órganos sexuales del hombre y, de la mujer. Dios integró el atractivo sexual, el apetito sexual, el deseo y, el placer sexual en el hombre y, en la mujer. El objetivo principal del acto sexual es la reproducción de más seres humanos para poblar la tierra. Por eso Dios no se opone a la poligamia, refiriéndose a un solo hombre teniendo varias esposas, mujeres o, concubinas.
Satanás detesta al sexo diseñado por Dios. Por eso lo destruye a través de la pornografía y, la depravación sexual.
Dios hizo a Adán (a la especie humana) con tres esencias: a) La esencia física, que constituye el cuerpo físico, la sangre, carne y, hueso; b) La esencia almática (el alma); la cual constituye los sentimientos, las emociones, la voluntad, las querencias, los deseos, los placeres y, la firma genética humana; y c) La esencia espiritual; la cual constituye el Espíritu de Dios, el halo de vida, el primer aliento soplado en la boca de Adán.
El ser humano, a diferencia de los seres angelicales, tiene un cuerpo físico, atado a las dimensiones del tiempo y, del espacio y, a las fuerzas físicas del universo, que se añeja y, deteriora y, regresa al polvo de la tierra. Por eso tenemos que reproducirnos a través del sexo para poblar la tierra de acuerdo con el mandato divino.
Los seres angelicales no tienen necesidad de reproducirse, porque Dios hizo un determinado número de ellos desde el principio de la creación y, no les proporcionó un cuerpo físico y, por supuesto, no tienen sexo determinado.
El deseo en mi corazón hacia todo lector que lea estas páginas es que aprenda a estudiar la palabra de Dios a fondo, a investigar, a escudriñar, a indagar, a examinar, a analizar, a remitir y, a verificar el mensaje de lo que está leyendo; para así comprenderlo, entenderlo y, asimilarlo. Para que no se deje engañar por decenas de decenas de pastores, obispos, diáconos, profetas, misioneros, discípulos, apóstoles, predicadores, evangelizadores y, “gente de Dios” que clama y, declara enseñar las cosas de Dios pero están cegados por Satanás y, enseñan la mentira.
Este mensaje es para el remanente de Israel: el verdadero seguidor de Yeshúa Ha-Mashiach que aún se congrega en los montes, sabanas, selvas y, desiertos, que saluda con bendiciones de lo alto, que regala amor sin condiciones, que viste ropa semejante a la de Juan el Bautista, que vive una vida simple alejada de la falsa sociedad y, lejos de la vanidad de la vida.
Me encantaría que os gocéis en entenderos la palabra viva, cortante, palpitante y, desnuda inscrita en el Libro de Libros llamado Biblia, de ese Dios Supremo y, Todo poderoso llamado Yahvéh, Adonai, Elohim, El-Shaddai.
Yeshua Ha-Mashiach dijo: “Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres.”
Vuestra plegaria, oración, súplica, lloro y, clamor ante Yeshúa, el Mesías, sea que todos vosotros seáis re-forzados, edificados, levantados en el espíritu, seáis llenos de conocimiento, de dones, de memoria, de talento, de intelecto, de entendimiento y, comprensión y, de sabiduría del Tercer Cielo: la sabiduría del Dios Altísimo:
El-Shaddai.